hiperactivos bebes

¿Puede ser un bebé hiperactivo?

¿Tu bebé es muy activo y llora mucho? ¿Duerme mal y se despierta mucho por las noches? ¿Es normal o tendrá un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)?

Es muy normal que tengas estas dudas como madre o padre. Sobre todo, si tu primer bebé es muy movido o llora mucho. 

En otro artículo, te explicaba en detalle qué hacer si tu bebé es hiperactivo, te daba consejos para controlar la hiperactividad en bebés y te hablaba de lo que NUNCA debes hacer: zarandear a tu bebé por desesperación.

En este artículo te explico con más detalle por qué no podemos decir que un bebé sea hiperactivo ni que tiene un TDAH. 

Te ayudará a entender mejor el desarrollo de tu bebé para que puedas prevenir rabietas y síntomas de TDAH en el futuro.

Qué encontrarás en este artículo…

– ¿Pueden ser los bebés hiperactivos?

– ¿Es normal que un bebé sea hiperactivo?

– Por qué un bebé no puede ser hiperactivo

– ¿A partir de qué edad se puede diagnosticar un bebé?

– ¿Cuándo se diagnostica la hiperactividad en la infancia? 

– Hiperactividad y TDAH: Consulta nuestra formación especializada 

– Qué no hacer NUNCA: zarandear a tu bebé por desesperación. ¡Ayúdanos a prevenir el síndrome del lactante zarandeado informando a otros padres!

¿Pueden ser los bebés hiperactivos?

NO, si entendemos hiperactivo como que tiene un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

, si entendemos que la mayoría de bebés son más activos que nosotros por naturaleza y que esto no tiene por qué ser un trastorno.

Porque no todo es lo que parece. 

Y un mismo síntoma como la hiperactividad puede deberse a muchas causas.

Al igual que nunca dirías que alguien tímido siempre tiene autismo o que la fiebre siempre es COVID, que un bebé o un niño pequeño sea despistado, movido o inquieto no significa que tenga un TDAH. 

Una cosa son síntomas y otro un trastorno del neurodesarrollo como el TDAH

Que un bebé o un niño pequeño sea muy inquieto o llore mucho puede deberse a muchas cosas que son más frecuentes que el TDAH.

Cómo es un bebé de alta demanda

Hambre, sed, sueño, frío o calor, miedo, exceso de estrés en casa o en la familia, necesidad de más contacto físico o cercanía, etc. 

Y pueden ser reflejo de cuadros médicos como los temidos cólicos del lactante, que por suerte se resuelven a los pocos meses de vida, o la hipertrofia de adenoides (vegetaciones). Te lo cuento más adelante.

Pero, ante todo, es importante que sepas que cierto grado de “hiperactividad” es normal en todo bebé por su desarrollo y proceso de maduración.



¿Es normal que un bebé sea hiperactivo?

¿Por qué son “hiperactivos” los bebés por naturaleza?

Porque el bebé viene ya desde que nace con el motor y 200cv de potencia de serie. Pero tarda muchos años en poner los frenos. 

Como suelo explicar a las mamás y papás que atiendo y en los talleres de formación que imparto, los bebés vienen equipados con un acelerador muy potente pero casi sin frenos. 

Por eso lloran tanto, se mueven tanto y se quejan tanto.

Como puedes ver en la siguiente gráfica, que puedes encontrar en este artículo que habla sobre las consecuencias del maltrato infantil. 

Gráfica neurodesarrollo infancia inhibición

Fíjate en la línea roja y en la negra. El acelerador del que hablábamos es la línea roja. Y el freno, la negra. 

Como ves, desde el nacimiento (0 años) hasta los 5 años, los peques casi solo tienen acelerador. Pero los frenos de la línea negra están en mínimos…

¡Y menos mal que es así! Porque fue necesario para nuestra supervivencia. 

Imagínate que eres una mamá en medio de la sabana del Paleolítico con su bebé recién nacido. Como Ayla, la protagonista del libro El clan del oso cavernario.

Tienes que prestar atención a cualquier peligro… ¿depredadores al acecho? ¿Serpientes venenosas? ¿Algún guerrero de otra tribu? A la vez que consigues agua, comida y refugio.

hiperactividad en niños y bebes

No podrías estar 100% atenta a si le has dado la toma o no al peque, si tiene frío o calor o si necesita más contacto contigo.

Para eso está el bebé. Para llorar ante la mínima dificultad y avisarte de que tiene frío, calor, sed, hambre, sueño o le duele la tripita porque tiene gases.

Si tu bebé se quedara pensando si necesita o no comer o tratara de controlar su llanto, quizá no sobreviviría un día más.

Y porque más allá de sus necesidades, su cerebro todavía no sabe controlar ni siquiera su propia temperatura o su presión arterial. 

Lo hará en el contacto piel con piel contigo. 

Ni mucho menos es capaz de gestionar el dolor o las emociones. 

Por eso, los bebés entran en modo “alerta” o “incendio” tan fácil, tan rápido y a cada rato. Llorando, quejándose y más adelante, con rabietas. 

Y por eso, mecerlo entre tus brazos en contacto piel con piel es lo más efectivo para calmarlos.

Sin embargo, unos bebés son más inquietos que otros, vienen con más acelerador de serie o les cuesta todavía más frenar. Pueden ser bebés de alta demanda. ¿Cómo es un bebé de alta demanda? Te lo cuento aquí.

Por qué un bebé no puede ser hiperactivo

niño hiperactividad

Porque es demasiado inmaduro aún y hay otras muchas causas que pueden explicar que sea más movido o que llore más de lo habitual.

¿Por qué un bebé puede ser más movido, inquieto o llorar más de lo normal?

Existen tres posibilidades que es importante que conozcas:

Posibilidad 1: un problema médico de base

Algunas causas típicas a nivel médico son la prematuridad o el bajo peso al nacer, que aumentan el riesgo de que un bebé sea más inquieto o incluso de que desarrolle un TDAH en el futuro.

Los problemas de sueño son una causa muy frecuente de inquietud en un bebé. A veces relacionados con los cólicos del lactante o patologías como la hipertrofia adenoidea (vegetaciones).

Esta última la sospechamos en niños pequeños que duermen mal, que roncan y que tienen infecciones de oído con frecuencia. Muchos de estos peques mejoran de forma espectacular tras ser operados y dejan de ser tan movidos.

Otros niños tienen dificultades para conciliar el sueño o un sueño muy fragmentado desde que son bebés. A veces no llegamos a saber la razón y podría deberse a inmadurez o anomalías en áreas que regulan el ciclo del sueño.

Posibilidad 2: un problema en el entorno

Existe una razón de base a nivel ambiental que puede explicar su hiperactividad y sobre la que es necesario actuar. 

Los bebés movidos, que lloran mucho o que no duermen bien pueden ser un reflejo de estrés o carencias en el entorno

bebe con hiperactividad

Algunas de las causas típicas son:

  • Estrés familiar en casa
  • Pasar poco tiempo en contacto físico y estimulando al bebé
  • Problemas de pareja como discusiones o una separación reciente
  • Problemas de salud, como depresión postparto en la madre o un cuadro de ansiedad o depresión en alguno de los padres
  • Falta de apoyo familiar
  • Problemas económicos
  • Cambio reciente de casa o cambios frecuentes de domicilio
  • Exposición prematura y excesiva a las pantallas. “Síndrome de la pantalla niñera”, “síndrome del niño empantallado”.

Además de estrés y ansiedad, estas situaciones pueden ocasionar un problema de apego, que también se manifiesta a veces de forma típica con hiperactividad.



Posibilidad 3: hiperactividad innata

Cuando no hay ninguna causa médica o en el entorno que pueda explicarlo. 

Estos bebés son más inquietos o movidos que otros de forma innata por sus propias características. 

Suelen ser bebés que aprenden rápido a caminar, que aprenden a trepar o se lanzan a correr desde muy pequeños, cosa que suele sorprender a los padres y luego nos lo cuentan en la consulta.

naturaleza hiperactividad TDAH

Durante estos años he tratado a miles de niños tanto en la sanidad pública como en mi consulta privada y colaborando con la asociación AHIDA de personas con TDAH.

Y es cierto que, mirando hacia atrás, algunos niños y adolescentes a los que he evaluado y tienen un TDAH fueron bebés muy movidos, que dormían mal ya desde los primeros meses de vida y se subían por todas partes…

Sin embargo, la mayoría de niños y adolescentes con TDAH que atiendo no fueron tan hiperactivos ni mostraron tantos síntomas desde bebés. 

Y aunque los tuvieran, siendo bebés todavía no sabíamos cómo crecerían.

Porque son demasiado inmaduros y les quedan años para desarrollar las zonas de su cerebro que actúan de freno (sobre todo el lóbulo frontal).

¿Una buena noticia? La hiperactividad es el primer síntoma que mejora, tanto en niños que tienen TDAH como en niños muy movidos que no tienen TDAH. Porque el cerebro desarrolla primero el freno del cuerpo. Aunque a veces la mejoría no es clara hasta los 9 años… Hasta entonces, lo mejor es ayudarle a canalizar tanta energía mediante el juego, el ejercicio físico y las actividades al aire libre.

¿A partir de qué edad se puede diagnosticar un bebé?

En bebés no realizamos diagnósticos de TDAH. Ni tampoco de hiperactividad.

Como hemos visto antes, esperamos a ver el desarrollo de su cerebro y ofrecer el entorno más adecuado para su Crecimiento Pleno.

Lo que sí podemos diagnosticar en un bebé es:

  • Temperamento difícil o bebés de alta demanda
  • Problemas médicos como vegetaciones o trastornos del sueño que expliquen su hiperactividad
  • Problemas del entorno, como problemas de pareja, problemas familiares o económicos

A veces la hiperactividad acompaña a otros trastornos del neurodesarrollo como: 

  • Trastorno del espectro autista
  • Trastorno del desarrollo intelectual (antes llamado retraso mental)
  • Trastornos del lenguaje
  • Trastornos de la coordinación motora

De los cuales, el trastorno del espectro autista es probablemente el que se pueda diagnosticar antes, porque tiene otros muchos síntomas más allá de la hiperactividad: a nivel social, problemas graves de lenguaje y en el juego.

La hiperactividad también es frecuente en trastornos genéticos congénitos como el síndrome del X frágil. Un cuadro mucho menos frecuente que los anteriores.

¿Cuándo se diagnostica la hiperactividad en la infancia?

niño hiperactivo

El TDAH es un trastorno que no solemos diagnosticar antes de los 4 años de edad.

Aunque en la mayoría de casos esperamos hasta los 6-8 años, para dejar tiempo para que su cerebro se desarrolle y madure. 

Y que hagamos el diagnóstico de TDAH a esa edad no significa que siempre pongamos medicación desde el principio. 

¿Tendrá mi bebé un TDAH? ¿Cuáles son los síntomas del TDAH? Si aun así tienes dudas, lee este artículo con todo lo que necesitas saber sobre el TDAH para que te quedes 100% tranquilo/a.

Hiperactividad y TDAH: Consulta nuestra formación especializada

hiperactividad en lactantes

En esta entrada hemos visto por qué un bebé no puede ser hiperactivo ni recibir aún un diagnóstico de TDAH. 

Sin embargo, ahora sabemos que, con determinadas pautas y medidas, es posible:

  • Reducir la hiperactividad, llantos y rabietas de un bebé o niño pequeño
  • Prevenir que terminen desarrollando un trastorno como el TDAH y otros trastornos del desarrollo como trastornos del lenguaje o del aprendizaje

He preparado un eBook gratuito donde tienes las 7 Amenazas modernas para el desarrollo de tus hijos. Descárgalo de forma gratuita en www.growfulness.com  y tendrás la seguridad de no caer en 7 errores típicos al educar a tus hijos. 

Pautas que puedes empezar a aplicar ya desde que es bebé y que te permitirán lograr su Crecimiento Pleno.

Ebook Gratuito

¿Es bueno “subir” la autoestima? ¿Es tan positiva la “educación en positivo”? ¿Son buenas las pantallas para el aprendizaje? Descubre las 7 amenazas para el desarrollo de tus hijos y descarga la tabla con las horas de uso de pantallas recomendadas, cómo poner límites, cómo mejorar la relación con tus hijos…

Responsable del tratamiento: Growfulness Crecimiento Pleno, S.L.

Finalidad: Enviarte información relacionada con tu solicitud de información.

Legitimación: Consentimiento

Cesiones de datos y transferencias: No se realizan cesiones, salvo a los proveedores de servicios de alojamiento de los servidores ubicados dentro de la UE.

Derechos: Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a contacto@growfulness.com

Más información: Consulta nuestra Política de Privacidad para más información.

¿Qué no hacer NUNCA? ¡Zarandear a tu bebé!

Nunca zarandees a tu bebé por desesperación. Podrías dañarle para siempre o incluso causarle la muerte.

el Síndrome lactante zarandeado
Imagen modificada de Blumenthal I. Postgrad Med J 2002

Con este artículo, me uno a otras iniciativas de pediatras y neuropediatras de nuestro país, en la prevención del síndrome del niño o del lactante zarandeado.

¿Qué es el síndrome del niño o del lactante zarandeado? Es el conjunto de lesiones cerebrales que se producen al sacudir de forma intensa a un bebé. Lesiones que pueden ocasionar daños graves irreparables o incluso la muerte.

Te dejo un vídeo excelente que te lo explica en menos de 1 minuto. Y puedes leer más en este artículo de la Asociación Española de Pediatría.

¡Ayúdanos a prevenir el síndrome del lactante zarandeado informando a otros padres! 

¿Cuándo buscar ayuda?

Si a pesar de la información que has leído y las pautas que pueden ayudarte, tu bebé es muy movido, llora mucho y crees que podría pasarle algo o que es un bebé de alta demanda, te recomiendo que consultes con tu pediatra.

Si quieres saber más…

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estamos trabajando en este contenido :)

En breve actualizaremos el enlace.