inteligencia emocional bebes

Cómo desarrollar la inteligencia emocional en bebés

¿Bebés? ¿Es posible desarrollar la inteligencia emocional ya desde que son bebés?

Sí.

Y no solo es posible… Sino que es necesario.

Y la mejor forma es que las aprendan directamente de ti.

Que seas un buen ejemplo a la hora de manejar tus propias emociones. Sobre todo, con los miedos y frustraciones inherentes a ser madre o padre de un bebé.

Por eso, el mejor mensaje clave para tu bebé es que aceptas todos esos miedos y frustraciones.

Que muchas veces las cosas no son nada fáciles, sobre todo cuando te faltan horas de sueño y te sobran manchas, vomitonas y pañales por todos sitios…

Que a menudo puedes sentir que tienes miedo de no saber qué le ocurre.

Y que sentirás a veces rechazo y rabia hacia el bebé. Algo que puede costar mucho aceptar, pero que es esencial.

Algunas madres y padres pasan tiempo negando este tipo de emociones. O sintiéndose culpables por sentirlas.

Y aparte del enorme coste que esto tiene para su propia salud física y mental, luego puede pasar factura en la relación y el vínculo con los hijos.

Porque la ira, el enfado o la frustración son negativos, pero poco dañinos en comparación con negarlos y hacer como si todo fuera bien…

Negar las emociones envía el mensaje a bebés y niños de que las emociones son malas, que hay que evitarlas.

Y hace que tengan que lidiar con algo peor:

Sentirse el problema. Que le rechazas y no le quieres.

Porque lo habitual es que al final acabes explotando más tarde o más temprano.

Acumulas y acumulas y acabas perdiendo el control.

Por eso es tan importante mostrar tus sentimientos con tu bebé y con tu pareja al momento y en una intensidad adecuada.

Si ves que las emociones te superan, es mejor respirar hondo y lento, cerrar los ojos y moverse a otra habitación o dar un paseo para calmarse.

La clave es que tu bebé perciba que eres una madre o un padre coherente. Que puedes enfadarte o frustrarte de vez en cuando, pero que logras gestionarlo con éxito.

Y que le transmites coherencia entre lo que les dices y lo que percibe en tu interior.

Porque cada uno de esos malos momentos o pequeñas crisis son oportunidades. Son ejemplos de retos cotidianos que vais superando juntos.

En definitiva. No es bueno que te evadas o niegues el malestar que sientes a veces, por miedo o por culpa ante sentimientos como rabia o rechazo puntual hacia tu bebé. Pero tampoco te dejes llevar por estas emociones. Aceptar las emociones, sobre todo las desagradables y canalizarlas son dos de las claves de una buena inteligencia emocional. Algo que quieres transmitir y enseñar a tus hijos ya desde que son bebés.

Actividades para trabajar la inteligencia emocional en bebés

actividades para desarrollar la inteligencia emocional en bebes

Algunas de las mejores formas de que los bebés desarrollen su inteligencia emocional, a la vez que logras su Crecimiento Pleno mientras disfrutas con ellos son:

  • Jugando contigo en casa, en el parque, en la calle, en la playa…
  • Jugando con juguetes cuando vayan siendo más mayores. Como muñecos, bloques de construcción, materiales como papel, cartón, arcilla (mucho mejor que la plastilina, como nos cuenta Tonucci en su magistral y brevísimo libro Por qué la infancia)
  • Tolerando el tener que esperar (lo justo) a que les consueles, les des de comer o les abraces. Que no todo es al momento salvo urgencia vital.
  • Tolerando el aburrimiento o la frustración. Bueno, en realidad un bebé no se aburre jamás. Tan solo se frustra con demasiada frecuencia…
  • Evitando usar las pantallas como “niñeras” o como “chupetes digitales”.
  • Sustituye las pantallas por caricias y masajes. El contacto piel con piel (cuidados canguro) es esencial para los bebés y niños pequeños. Les ayuda calmarse y es mucho más efectivo que hablarles demasiado.

Si te fijas, la mejor forma de desarrollar la inteligencia emocional en los bebés pasa porque vayan aprendiendo a gestionar el malestar diario antes situaciones cotidianas: hambre, sed, aburrimiento, frustración…

Y por darles mucho, mucho juego libre no estructurado. O Juegolino, como lo llamo cariñosamente.

Porque es el tipo de juego que necesitan para desarrollar su cerebro, su cuerpo y sus inteligencias. Entre las que está también la inteligencia emocional.

En bebés es esencial evitar toda pantalla como te explico en el artículo problemas con las pantallas. Y dejarles mucho tiempo para el juego libre no estructurado. Como te explico en el ebook gratuito, 7 Amenazas modernas para el desarrollo de tus hijos, el exceso de pantallas y la falta de juego libre no estructurado desde la primera infancia son dos riesgos importantes para el Crecimiento Pleno, la salud y la felicidad de tus hijos. Puedes descargar el ebook y suscribirte de forma gratuita a la Newsletter de Growfulness desde aquí.

Claves para estimular la inteligencia emocional en bebés

El fomento de la inteligencia emocional en bebés comienza con el reconocimiento y la respuesta a sus emociones desde muy temprano. Aunque parezca que un bebé es demasiado pequeño para comprender o reaccionar conscientemente a las emociones, es fundamental comenzar a desarrollar la inteligencia emocional en bebés desde sus primeros días de vida. La forma en que respondes a sus necesidades y emociones sienta las bases para su desarrollo emocional futuro.

Actividades para desarrollar la inteligencia emocional en bebés incluyen hablarles con un tono suave y cariñoso, sonreírles frecuentemente, y sostener contacto visual. Estas simples acciones ayudan a los bebés a sentirse seguros y comprendidos, lo cual es crucial para su desarrollo emocional. Además, es importante mostrarles expresiones faciales variadas y hablarles sobre tus emociones de manera sencilla, para que comiencen a entender el mundo emocional.

Para cómo desarrollar la inteligencia emocional en bebés, es esencial ser un modelo a seguir. Los bebés aprenden observando. Si muestras cómo gestionas tus emociones de manera efectiva, ellos imitarán estos comportamientos. Por ejemplo, si te sientes frustrado, puedes explicar en voz alta: «Mamá está sintiendo un poco de frustración ahora, pero voy a respirar hondo para calmarme». Esto no solo te ayuda a ti, sino que enseña a tu bebé a hacer lo mismo.

Finalmente, cómo estimular la inteligencia emocional en bebés también puede lograrse a través del juego. Los juegos como el «cucú-tras» que involucran desaparecer y reaparecer ayudan a los bebés a entender que las emociones pueden cambiar rápidamente, pero que el bienestar regresa. Esto les enseña sobre la temporalidad de las emociones y los prepara para manejar mejor las suyas propias conforme crecen.

¿Cuándo buscar ayuda?

Si tu bebé tiene muchas rabietas, llora mucho, duerme mal, se muestra irritable y no sabes si puede ocurrirle algo, te recomiendo que busques ayuda especializada.

Es esencial que primero acudas a tu pediatra para que descarte cuadros frecuentes como alteraciones del sueño, apneas, cólicos del lactante, dolor inadvertido y otras causas médicas.

En caso de que tu pediatra descarte estas opciones, es probable que te comente que consultes con un especialista en salud mental.

Porque otros cuadros frecuentes que dan mucha hiperactividad, irritabilidad o llanto en los bebés tienen que ver con el temperamento (bebés de alta demanda), con trastornos del neurodesarrollo que pueden aparecer más tarde o con dificultades en el vínculo contigo o con otros familiares.

¿Cómo saber si tu bebé es un bebé de alta demanda? Te lo explico en detalle en el artículo ¿Bebés hiperactivos? Descubre cómo tratarlos.

En este caso, es de nuevo esencial que se realice primero una evaluación médica, antes de atribuir el llanto de tu bebé a un tema emocional o familiar.

Si quieres saber más sobre…

¿Quieres reservar cita con nosotros?
AQUÍ PODRÁS HACERLO EN UN SOLO CLICK

Centro TDAH y Atención Plena Bilbao

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estamos trabajando en este contenido :)

En breve actualizaremos el enlace.